Como quiera que mi compañía eléctrica ha dejado de comercializar energía (ADIXA), pues me he tenido que buscar otra, muy a mi pesar, ya que era bastante competitiva. 

Después de consultar la página de la COMISIÓN NACIONAL DE LOS MERCADOS DE LA ENERGÍA, que como ya tengo comentado en algún que otro artículo, dispone de un útil comparador de comercializadoras de energía, y visto que ni la más económica me convencía (más caras que la que tenía). Pues me puse a buscar, ya manualmente en la web, y dí con una histórica compañía gallega, que ofrece uno de los planes de precios más interesantes y claros del mercado.
A vaquiña polo que vale
XENERA ENERGÍA, S.A., que comercializa bajo el simpático nombre comercial de A VAQUIÑA POLO QUE VALE (La vaca por lo que vale), es una compañía radicada en Tui (Pontevedra), con más de 100 años de antigüedad. Fue una de las primeras de la Península (e incluso Europeas) que empezó desplegar líneas eléctricas a finales del siglo XIX. Vamos, que no son flor de un día.

Su tarifa no puede ser más simple, comercializan la luz, tanto para particulares como para empresas, a precio de coste (datos publicados, así que no hay trampa ni cartón), más 3 euros/mes. Esa es la tarifa, más simple imposible. Te cobrarán lo que consumas y encima, te sumarán 3 euros al mes como margen de beneficio para ellos. 

Este sistema lo ví en alguna que otra comercializadora en plan cooperativa de granjas solares, eólicas y demás, pero para disfrutar de esas tarifas has de ser socio, aportando una cantidad a la firma del contrato, y aquí no hace falta. 

En cuanto a la potencia contratada, te cobrarán lo mínimo, es decir, lo publicado en el BOE. 

Luego, evidentemente, habrá que sumar toda la retahíla de impuestos, alquiler de equipos y demás que ya son fijos y comunes para todas las compañías. 

La forma de contratar, siguiendo la claridad y simpleza de esta peculiar compañía, es imposible que sea más sencilla. Todo se hace vía web. Básicamente es poner el CUPS (código que identifica el punto de suministro, que lo tienes en cualquier factura), datos personales, domicilio y cuenta bancaria y darle a enviar. Ellos al instante te envían vía SMS una confirmación con un link, que te descargará el contrato y a su vez, un botón de aceptación, que tras pulsarlo validará el contrato, qué evidentemente puedes descargarte e imprimir. Es decir, no tendrás, siquiera que enviar documentación alguna. Este proceso se realiza en apenas dos o tres minutos. Más simple y claro, imposible. 

Evidentemente el traslado de una compañía (de la anterior que tuvieses contratada) a la nueva, ya es cosa de ellos. Tú no tendrás que hacer absolutamente nada. Suele haber un plazo de 21 días para realizar el traslado de contrato.

La factura te la envían telemáticamente y tendrás a tu disposición una zona privada para consultar consumos y demás. 

Indicar que, como siempre, a mi no me une ninguna relación comercial ni de otro tipo, distinta a la de cliente, con esta empresa, así que, es una recomendación, y ya sabes, no hay mejor criterio que el de uno mismo, así que, entra en su web y, eso, compara y si te convence, contrata, que cualquier alternativa distinta a las cuatro grandes, es buena siempre. Que los monopolios/oligopolios no lo sean, gracias a ti. Mueve ficha. 

NOTA: Otra alternativa aún más competitiva es; Pepephone(PepeEnergy) también tiene una tarifa similar, pero de momento, no ofrece tarifa 2.0 DHA (antigua tarifa nocturna), por lo que la descarté. No obstante, si no te hace falta discriminación horaria, ellos te ofrecen precio de coste, más un euro.  Y recordemos que es una operadora impecable en el trato al cliente. Así que, es una buena opción a tener en cuenta.

También puede intersarte:
http://www.inzitan.blogspot.com.es/2014/04/reducir-la-factura-de-la-luz-ajustar.html
http://www.inzitan.blogspot.com.es/2014/04/dicroica-gu10-led-cob-de-8w-equivalente.html
http://comparadorofertasenergia.cnmc.es/comparador/index.cfm?js=1&e=N
http://www.inzitan.blogspot.com.es/2016/01/hoja-excel-para-el-control-del-consumo.html
Unos desarrolladores españoles (evidentemente, listos como el hambre) han lanzada para Android y, también para los que tienen un teléfono de verdad, una app azulinante, MusicAll.

Qué es MusicAll. Pues una app que nos permite escuchar música, vía streaming, y cuando digo música, es prácticamente cualquier cosa que rule por Internet. Todo de forma legal y sin pagar un solo euro. De gratis, vamos.
MusicAll
Cómo es posible. Pues "fácil", en vez de pillar la música de un repositorio legal o ilegal, lo que hace, es coger la pista de audio de los vídeos que rulan por Youtube. Y como en Youtube,  tarde o temprano está todo, pues eso, que tecleas en la app, el álbum, el artísta o la canción y raro será que no te encuentre, sino todo, si la mayor parte de la discografía. 

La verdad, no tiene la potencia y organización de Spotify, y similares, pero es gratuita, y a veces, te retorna pistas de audio que no tendrás disponibles en esos servicios de pago, ya que, te buscará cualquier cosa que esté subida a Youtube, por ejemplo, conciertos públicos o privados no comercializados.

En fin, que el que no esté por gastarse los dineros en servicios de pago para escuchar música por streaming, ésta es una solución perfecta. Eso si, como con casi todo lo gratis, el precio eres tú. Y como pago, has de ver publicidad (poco intrusiva), pero bueno, se dice que los programadores también tienen sistema digestivo y, hasta cagan y todo, así que, algo tendrán que comer. 

P.D.: También puedes escuchar música sin conexión a Internet, o eso dicen. Yo no lo logré.
Es ver en Netflix Begin Again de  John Carney y a la saca.  John posee una más que evidente sensibilidad a la hora de hacer cine musical, de hecho, su carrera casi parece monotemática. De él es la inolvidable Once, con Glen Hansard y Markéta.
 http://www.filmaffinity.com/es/film832198.html
 En Begin Again, una vez más, cuenta la historia de como se pare un buen trabajo musical, de donde salen realmente los genios musicales. Esa gente vive lo que canta, lo que cuenta... es parte de su ser. No paren letras, acordes o melodías ajenas. En definitiva, no son meros intérpretes (como la inmensa mayoría), son protagonistas de su propia obra, realmente creadores... y eso se nota desde el primer acorde. Luego, tras el "éxito", tras salir del fango, salvo contadas excepciones, eso se pierde.

En fin, no esperéis encontrar una versión de  Once, o una banda sonora, siquiera próxima, pero si, esa sensibilidad del director a la hora de mostrar el mundillo musical, el proceso creativo... y lo más importante, de donde coño salen las buenas canciones.

P.D.: Además, el director apuesta descaradamente contra la banca (la Industria Musical), donde, como dicen en la peli, de cada diez dólares el artísta se lleva uno, simplemente, por aquello, de que ellos tienen los canales de distribución. Pues ya no los tienen. A joderse toca.
Desde hace ya unos cuantos años soy un enamorado de los Podcast, tanto es así, que mi queridísimo iPod, prácticamente lo dedico a ello. Música en el iPhone, Podcast en el iPod. ¿Por qué?... bueno, el iPod lo conecto al coche y lo uso a modo de radio en mis desplazamientos. Y el iPhone en combinación con el iPod, para mis "Million steps". 
Bien, hoy os recomendaré un nuevo añadido a mi suscripción de Podcast; Factoría Netflix.

Empezaron con en diciembre del 2015, y al mes, ya eran agentes autorizados del portal. Graban un podcast quincenal, en donde comentan lo más destacable de la programación y mundo Netflix.  Eso si, son tres o cuatro chavales, con gustos dispares, pero para mi, un tanto complacientes y se nota por las recomendaciones, comentarios, etc, que tienen muy poco recorrido en sus retinas cinéfilas. Ya que, no nos engañemos, cualquier contenido (no original) de Netflix, es rancio de cojones... y va, y escuchas a esta gente flipar con series como Black Mirror (de la que hablé allá por el 2012) o películas como Once (que recomendé en el 2008), de mi queridísimo Glend Hansard. Vamos chicos, que cualquiera que le guste el cine, ya las ha visto hace años. Y si, es muy buena recomendación, pero... joder, resulta ridículo hablar de algo ya tan antíguo así, tanto, como si hoy día te dicen -oye tío, ayer vi una peli cojonuda, donde salían dos matones; el Travolta con un negro inmisericorde, recitando una parábola a un negro mientras lo apuntaban con una pipa, luego, por error, ya en el coche, le desparraman los sesos por toda la tapicería, pero no pasó nada, llamaron al Sr. Lobo, y les quedó como los chorros del oro, tú... Pues igual de significativo.

En fin, en cualquier caso, recomendable, aunque tan solo sea por aquello del efecto -dominó divergente-.

P.D.: Pero tranquilos chicos (factoría Netflix), en el mundo del podcasting hay mucha gente que se lanza a contar cualquier cosa con demanda, por ejemplo, uno de los que escucho sobre el universo Apple, sale una chica que suele ir de "invitada estrella" (se entiende enterada del tema), diciendo que desde iOS 9, ya no tiene sentido hacerle Jailbreak al iPhone. Qué desde que ya no lo hace, la batería le dura muuuucho más y cosas así. En fin, que no tiene ni puta idea, y ahí la tienes, haciendo un Podcast sobre ese mundillo... a este ritmo me voy a montar yo uno, sobre "el arte de la gramática para disléxicos", con una sección especial dedicada a los signos de puntuación, o ya puestos (literalmente), con -invitados estrella-, que nos ilustren sobre el apasionante mundo de  -La disortografía para zurdos- o, -La correlación directa entre la poesía haikú y lesión temprana del lóbulo temporal-. Y lo peto. 
A veces, por no decir siempre, lo más funcional, es lo más sencillo. Muchos se lían instalando navegadores alternativos a Safari, bloqueadores de publicidad por VPN, etc... todo, para intentar navegar por Internet evitando la omnipresente publicidad (por no hablar del malware y demás).



Pues bien, tras probar de todo, he llegado a la conclusión, de que, lo más eficaz, aparte de saber cómo navegar bien por Internet, qué eso, a estas altura ya es una ciencia (para algunos,  física cuántica), es utilizar Safari, si o si (si es desde iOS, desde Windows uso Firefox con la extensión uBlock), ya que, los bloqueadores de publicidad para iOS solo actúan sobre Safari. Y luego, dentro de Safari, utilizar la función, que por más que resulta visible, casi nadie utiliza, si te fijas, justo en la parte izquierda de la barra de navegación hay como unas rallitas, qué Apple llama Visión,  (no siempre está disponible, depende del contenido de la página web visitada), que si las pulsas, automáticamente te mostrará una versión de la página web, pero limpia de imágenes, barners, etc, es decir, solo con el texto y las fotografías que estén incrustadas en él, al más puro estilo de la extensión de Firefox, Clearly (que recomiendo encarecidamente). 

Si a esto le unimos, un buen bloqueador de publicidad en Safari, por ejemplo, yo tengo el Adblock Plus, ya eliminamos, aparte de la publicidad estática de la web, gran parte de la intrusiva, es decir, las ventanas emergentes, direccionamientos a otras web, etc...

Espero que os sirva.
Bueno, ya lanzado al mercado Hamen de Belako me lo he digerido y dejado en reposo un tiempo, ya que primeras impresiones rara vez son buenas, salvo cuando son buenas de cojones y, no es el caso.
 
Ayyy... Belako, Belako... dónde está ese sonido sucio, esa "ausencia" de arreglos a lo indie, dónde están esas cuerdas... que no. Es un buen trabajo y tal, pero, para mi gusto, un producto muy de estudio, con demasiados arreglos, electrónica a tutiple y, lo peor, letras poco curradas. Lo único que mantienen es esa batería tan peculiar y la sonoridad. Pero lo demás, a peor.

No obstante, es un grupo aún en maduración, pese a tener ya muchas millas y conciertos a sus espaldas, pero lo cierto, es eso, que no se lo han currado como debieran a la hora de parir nuevas canciones, y lo más lamentable, su sonido ha perdido identidad.

Pero es solo una opiñon, igual me equivoco y suenan de puta madre, tú mismo.
[09-04-2016]
Si tienes el Apple TV, una forma sencilla y rápida de usarlo como altavoz inalámbrico,  para así, escuchar música de tu iPod/iPhone/iPad/iMac, es simplemente reproduciendola usando la opción AirPlay.

[03-04-2016]
Tras ver la serie, Daredevil, para mi, quizás la mejor basada en cómic que se ha hecho a la fecha, poco más me podía esperar de otro producto Marvel (producido, una vez más,  por Netflix), pero con Jessica Jones, sin llegar a la excelencia de aquella, si que han parido un producto muy digno.

https://es.wikipedia.org/wiki/Jessica_Jones
 Jessica Jones, evidentemente basado en el cómic del mismo nombre, si se compara con cualquier otra serie de la temática, saldría más que airosa, es más, sería notable, qué ocurre, que carece de ese dibujo de personajes sumamente preciso y, eficaz de Daredevil. En cuanto al guión, sin ser malo, si que padece de cohesión, por no hablar de ciertas incoherencias inexplicables, y, ya pasando al plano técnico, estamos hablando de un producto claramente inferior (en comparación). Dicho esto, aún así, es una buenísima serie, siempre y cuando, te guste el cómic, claro está.   

Además, para los que siguieron la serie Broadchurd (si, yo vi ésta antes que Jessica Jones, raro que es uno), aquí tendréis un registro mucho menos atormentado (de echo, el tormento lo produce él) de ese actor británico tan infravalorado, como es,  David Tennant  (que muchos habréis conocido por la serie Doctor Who).

En fin, como dice la prota en la serie -si no te gusta, esa es la idea.   

 P.D.: En la serie interviene mediada la temporada la doctora que remienda al prota de Daredevil (que a su vez remienda al cuasinovio de Jessica), e incluso, le brinda a Jessica la ayuda de éste... pena que no aceptase. Pero por lo que se ve, esta mezcolanza de héroes de La Cocina del Infierno de la casa Marvel es habitual, donde puedes ver (casi siempre, personajes secundarios, a los principales se les nombra y tal) intervenir en distintas series de la casa ejerciendo su personaje primario (de la serie de donde provenga originalmente). Interesante, ya que muy pocas productoras (o ninguna diría) pueden crear un universo transversal tan potente.
Si eres usuario habitual de portales por streaming, enseguida te das cuenta que igual ves algo del tirón, que, cada 5 minutos tienes que darle al play (o empezar de nuevo), etc... y el secreto más que el portal que utilices, es saber elegir el mejor servidor de contenido de la lista propuesta. 

En la actualidad es Streamcloud.

Así que, si la web te da a elegir entre varios, y tienes la suerte de que entre ellos se encuentra alguna fuente de Streamcloud (Pordede suele usarlos). Ni lo dudes. Es la mejor opción.  
[01-04-2016]
Bueno, como se ve que el mundo del cómic está de moda, y por aquello, de que, por una vez crítica y público están de acuerdo, no hay que dejar de ver Deadpool.
Deadpool
Es la primera vez que recomiendo algo antes de catarlo, pero es que la Marvel me inspira tanta confianza que ya ves, además, una peli donde Marvel se parodie/critique a si misma, tiene que ser buena de cojones. Ya veremos.

Vista la 2ª temporada de Daredevil, qué decir, pues cosas contrapuestas, primero, y antes de nada, me gustó mucho, pero... pero... qué ocurre, que en ésta por más que lo intentaron, no logran que nos olvidamos de Wilson Fisk, y eso que lo rescatan hacia el final.  Pero ni  la introducción The Punisher, ni la disolución del bufete (para mi muy acertada, ya que, evidentemente, hace mucho menos lineal, previsible y cíclica la trama) logran que uno tras verla diga -¡wuaaauuu!!!!, como mucho, frunces los labios, la sien y te dices -muy buena, si señor...                    
2ª temporada de Daredevil
En fin, se podría decir que la 2ª temporada es menos previsible y, si se quiere, "aburrida", pero la fuerza de los personajes y el guión, para mi, no están a la altura del la primera. 

Supongo que esto es inevitable, como en cada capítulo mueren personajes, es normal que en el proceso de presentar, dibujar y asentar los nuevos, se corran sus riesgos... pero bueno, esto es infinitamente mejor que hacerlos inmortales, como ocurre con las series Españolas, donde, no pueden permitirse que muera nadie, simplemente por aquello, de que, como siempre son los mismos (en todas las series), enseguida se quedarían sin reparto, por no hablar de matar a los guionistas, que quizás, sería mas factible y eficaz.

En cualquier caso, y pese a la crítica, es de lo mejorcito que hay en series hoy día. Además, y es algo que ninguna productora puede ofrecer; Marvel integra su universo ("Cocina del infierno") en todas sus producciones, lo que permite que distintas series se mezclen entre si, por ejemplo, se pueden encontrar personajes de Jessica Jones en Daredevil e inversa, lo que las hace aún mas atractivas. Repito, algo que ninguna otra productora puede ofrecer. Es lo que tiene la especialización, qué a poco que te apliques, eres el puto amo en lo tuyo. Bien por ellos.
Hoy recomendaré una serie emitida por Netflix de producción inglesa (canal ITV), de esas que definiríamos de segunda división, pero que, por factura, reparto y si se quiere cercanía (para un europeo), resulta entretenida y en ningún caso, una vez empezada, dejaras a medias.  Me refiero a Broadchurch.
https://es.wikipedia.org/wiki/Broadchurch
Es la típica serie, que se arma en torno a un asesinado en un pueblo donde nunca ocurre nada. Vamos, pese al hándicap de una idea original, ya tan trillada, (nombrar diez series del tirón con el mismo esquema no resultaría nada difícil) logra, gracias al reparto, ambientación, etc., una cercanía que la hace interesante. 

Normalmente esto ocurre inevitablemente con casi cualquier serie británica, y por extensión "europea", donde las interpretaciones, repartos, guión y producción estén a la altura. Obviaremos a España, donde solo se producen contenidos con la intención de venderlos a mercados secundarios (y dicho sin ánimo de ofender, pero se ve, que las series made spain son muy apreciadas en latinoamerica o incluso en los países nórdicos, en fin, quién lo diría. En cambio, aquí nadie las ve), vamos, fast food televisivo sin disimulo alguno, además, y esto es lo peor, con una endogamia a todos los niveles que las hacen; planas, aburridas, previsibles, etc., ya que, siempre ves los mismos actores, los mismos directores, los mismos productores y lo peor, los mismos guionistas.... vamos, un cortijo.

En fin, que la serie, aún siendo de segunda división (visto el nivel de series de Netflix), si que es cierto, que si lo comparas con según que cosas, cumple con nota.

P.D.: Además, fue poner el episodio piloto y escuchar los primeros compases de la banda sonora y... parar el visionado, ir al final y, siiii, confirmar que es de Olafur Arnals. Asi que, ya me ganó de calle. Es una gozada ver como un chaval, al que apenas hace tan solo unos pocos años, seguía por Youtube, con aquellos inolvidables conciertos de salón... en fin, que no era difícil adivinar que triunfaría, pero siempre te quedas con la duda. En fin, que otra banda sonora a su portafolio... me alegro, vaya que si.
NOTA: Segunda publicación (y corrección) del post, publicado originalmente hace ya unos años.


Basta que uno controle de algo, para que te asalten todo tipo de "individuos" con consultas, dudas, etc. La cosa no resultaría más que una anécdota, si no fuera porqué tú le dices la verdad, es decir, le expones meridianamente bien (según la capacidad de comprensión del sujeto sobre el tema) y al final... el muy cabrón/ona hace lo que le sale de los cojones. 

Es decir, cuando te preguntan algo, muchas "personas" ya tienen una opinión/intuición/idea/mierda mental/intoxicación, etc. sobre el tema y, esperan que tú se lo confirmes. Pero ay de ti, como lo que les digas no cuadre con su esquema.  Entonces se transforman en expertos, es decir, donde no sabían nada, ahora es todo sabiduría... y lo que más jode; te acaban diciendo -es que me lo dijo tal o cual-, es decir, un tío/a que tiene tanta idea como él/ella. En fin, es algo que me encabrona. Así qué, al final acabas cortando por lo sano.

Pero hacerlo tiene sus riesgos, si no te posicionas, te toman por un cabrón, ya que saben que sabes, entonces no te quedan más opciones que o bien decirles lo que no quieren oír, para luego enterarte que no te han hecho caso o decirles lo que quieren oír directamente. 


El álgebra de Boole, dice que los iguales se anulan y los distintos se complementan, y como es de lo poco realmente útil y aprovechable (del programa de estudios) que estudié en Informática en mi época, pues lo aplico a casi todo. Es decir, si decirle la verdad o confirmar "su verdad" va a conducir a lo mismo con este tipo de personas, pues Boole te dice -da igual- no te comas el tarro, opta por la opción más simple, diles lo que quieren oír y no te sientas culpable, tómalo como una forma de enseñanza diferida; lo aconsejas mal, se da de hostias y con suerte aprende. 

Además tiene un efecto colateral, que el susodicho aplica la ley de Boole en su fuero interno aún sin saber nada de ella; una vez comprobado en sus carnes que se equivocó, se dice, pues mira este fulano que mal me aconsejó... es que no tiene ni puta idea. La próxima vez no te pregunta nada, y yo que soy antisocial por naturaleza, feliz. Uno más uno, uno. cero más cero, cero. Uno más cero, uno. Es que nos complicamos la vida, teniendo a Boole para simplificarla ;-P

P.D.: Acabo de terminar de leer "El tío Petros y la conjetura de Goldbach" de Apóstolos Doxiadis, una novela apasionante sobre el mundo de las matemáticas, en el que se nos recuerda que al igual que un número primo es aquel que es divisible por uno o por si mismo, también nos postula una de los mayores conjeturas que siglo tras siglo aún queda por resolver;  todo número par mayor que 2 es igual a la suma de dos números primos. Lo que refuerza mi teoría que los números primos son una consecuencia de, no la causa de. Como diría el amigo Petros, mi intuición me dice qué; los números de Fibonacci y los números primos, son las dos hélices del ADN que dan forma matemáticamente al "Todo".
Mientras que con los primos nos es desconocida aún la fórmula "mágica" que nos permita generarlos arbitrariamente, con la secuencia de Fibonacci si que podemos. Conocer ambas, y como interaccionan entre si, intuyo, nos acercará a la solución final.    
 La relación entre dos números de Fibonacci sucesivos fn + 1 / fn se acerca a la relación áurea fi (\varphi) cuanto más se acerque al infinito


Como diría el tío Petros, es imposible ir reto al infinito,  los números primos harían que tu recta se curve. Los iguales se anulan, los distintos se complementan amig@ .  
Después de unos meses de uso de Netflix, os contaré cual es el -gran problema- de la plataforma. Qué si bien tiene un gancho inicial evidente, luego, tras todo este tiempo, enseguida te das cuenta de que solo le vas  a sacar rendimiento para ver series (de producción propia). Es decir, su catálogo (en España) es tan "ridículo" que a poco que uno le guste el cine (y ese es su cliente tipo), te das cuenta que un 40% de la cartelera ya la viste, del restante, otro 40% no la verás nunca, ya que son títulos que no te van. Así que nos queda un 20% para nuestro disfrute. Poco, muy poco.
Si encima es televisión a la carta y de tarifa plana. Eso qué significa para un cinéfilo, que en apenas uno o dos meses, sin quemarse mucho las retinas, tendrás todo visto por los cuatro costados. 

Al final, qué te queda. Pues las series de producción propia ("y exclusivas", lo pongo entre comillas, por motivos obvios... ironía que no falte), las demás, o ya las viste, o no tienen las últimas temporadas, así que, te encuentras en una plataforma que añade un puñado de títulos por mes (qué posiblemente ya viste) y poco más. Es decir, del encanto inicial, llegas a encontrarte con una plataforma "rancia" en contenidos y poco dinámica. En definitiva, con un servicio que estás pagando para al final ver alguna serie (de la que aún no te hayas fumado todos los capítulos) y poco más.

Si a esto le añadimos que "las plataformas por streaming del lado oscuro" se han puesto las pilas y ponen al alcance un catálogo infinito (sin incordiar mucho en el proceso). Y lo más importante, qué una de las consecuencias de la implantación -definitiva- de las plataformas de televisión a la carta, es que, muchísimos usuarios que no sabían como sacarle partido a un televisor con Internet, lo están haciendo, léase en cualquier caso, ver contenidos sin descarga, es decir, por streaming, sea usando; AppleTV, Chromecast, etc.

Suma ambos escenarios y tenemos la tormenta perfecta. O mejor dicho, la estampida perfecta.

Así que... Netflix, tenemos un problema.

O acelera de forma vertiginosa la implantación de la totalidad de su catálogo a nivel mundial (aunque sea en V.O subtitulada) o, verá como esa manada que acudió en masa entusiasmada por su servicio, acaba por hacerse adoradores del Airplay o del Chromecast...

De hacer esto, otro de las cuestiones a resolver, pero ya, es homogeneizar sus apps, para que todas funcionen igual. Mejorar PERO YA el sistema de búsqueda y filtrado de películas y, finalmente, qué se pueda "apartar/car títulos" ya vistos o que uno no quiere ver ni en pintura, para que el equivalente al zapping de la TV tradicional no se traslade a la TV a la carta, donde te ves obligado a recorrer su pasarela arriba y abajo (pasando una y otra vez por contenidos ya vistos o descartados) como un penitente en busca de algo que ver. Ya se, es su forma de disimular la corta oferta y de que, en el mejor de los casos, veas cosas que no pensabas ver, simplemente por estar ahí. Pero, esa estrategia tiene muy poco recorrido.

Otra cuestión del todo incomprensible es que no dispongan de un canal vivo. Es decir, no hay cosa más fría que entrar en Netflix, u otros similares, y encontrarte con un carrusel sin más. Qué les costaría tener una especie de canal que emita simplemente, si, por contradictorio que parezca, publicidad de lo que tengan en catálogo, de novedades, de lanzamientos, etc., algo que de sensación de -vida- al servicio, algo que suene de fondo, que suene a vivo. No a producto congelado, qué es el talón de Aquíles de todos estos servicios de pago (obviando, la producción propia, exclusiva y fresca).  

Tic, tac... tic... tac... el tiempo se acaba... sabrán reaccionar o serán víctimas de si mismos.
Hay estudios científicos que demuestran, casi de forma "incontestable", que los seres humanos solo estamos capacitados para comprender de forma innata el concepto de suma (no tanto el de resta). Pero cuando se trata de multiplicar/dividir, la capacidad se reduce drásticamente, pese, a no ser mas que múltiplos de sumas o restas. Pero, esto ya no es nada, comparado a la incomprensión de lo que nos supone la potenciación. Esa incapacidad es, y no otra, el germen de la actual crisis económica mundial, o mejor dicho, de que esta ya sea irreversible. El que esa gente que tiene el poder de pulsar -la tecla-, el Botón Rojo o el clítoris de la Virgen Santa, simple y llanamente, no tiene ni zorra de lo que significa potenciar un valor. 

Y mira por donde, aquella leyenda del rey Sheran que, generoso él, le pidió a Ladino que pidiese por esa a voquita lo que quisiese por haber inventando el ajedrez, y va, y el Ladino le suelta -Poca cosa pido, pues soy hombre humilde en pretensiones (y una mierda de búfalo), así que, os pido solo un grano de trigo por la primera casilla del tablero, dos por la segunda, cuatro por la tercera, ocho por la quinta.... y va, el gilipollas con mando, levanta la mano y lo para  -calla y no hablemos más, te doy lo que pides, pues es poca cosa y más que una petición es un insulto a mi magnificencia. Desconociendo el iluso que estaban hablando de uno de esos números que se salen de la calculadora, en concreto de 9,22337E+18 granos.

Pues eso es lo que nos ha ocurrido, que un gilipollas con mando, o mejor dicho, unos cuantos, que de niños solo fortalecieron la neurona del léxico, nos han metido en este lío de cojones. Y al final, como el rey  Sheran en la leyenda, pero, en la puta realidad, han pringado de por vida con una cantidad imposible de saldar.
Tranquilos, tenemos un plan
A qué viene esto, pues que, en realidad Ladino fue generoso de cojones, ya que, inasumible ésta, aún se podría pagar, eso si,  en uno o dos milenios, dependiendo de Monsanto y lo que aguantase la gente comiendo mocos y uñas, ya que, si le llega a pedir, que le diera un grano por cada combinación de movimientos posibles de aquel juego... cuanto crees que tendría que pagarle, pues si, se ha calculado. Bueno, no escribiré el número, que me da la risa, además de resultarte incomprensible. Decir que virtualmente sería un número infinito, no por serlo, sino, porque, aún no siéndolo, de facto lo sería, ya que,  aunque en la tarea interviniese toda la población mundial moviendo una ficha por segundo, se agotaría el combustible del Sol antes de dar el último. Game Over, a tomar por culo.  Así que, fue generoso pese a todo.

En fin, que nadie se espere que esta crisis sea cíclica como las demás. Alguien, iluso él, aceptó generar deuda, sin tener en cuenta la exponenciación de ésta, y todas esos detalles insignificantes. Pero, tranquis amigos, tienen un plan, cómo se ve que ya quedan pocos arbolitos en el Amazonas para seguir dándole a la imprenta, ahora lo que han planeado es; primero, por supuesto, que no toques los billetes, ya que, ya en algunos países con una moneda sin pedigrí, ya vale más el papel en el que está impresa que su valor nominal, no vaya a ser que te se den cuenta y lo usen para la calefacción y la armemos. Segundo, dártelo -de gratis-, si -de gratis-, qué si coñooo, de GRATIS. Si la palabra GRATIS no funciona, pues que demonios, que no se diga, te pagamos para que lo cojas (sí, aquí, coger puede tener el significado latino)... bueno, coger es un decir, de lo que se trata es de que sigas detrás de la zanahoria dándole a la rueda mientras ellos te acumulan bitcoins en tu cuenta virtual. Así, ya pueden seguir generando deuda exponencialmente hasta el infinito o, ya puestos, potenciar el infinito mismo. Pues va a ser que si, tienen un plan.

P.D.: Ultima hora, un consejero delegado del Sheran de turno ha ideado un "Plan C", eso si, primero hay que aplicar el  plan B,  -oye... ¿y si?, ¡una vez, que todo el mundo no tenga otra cosa que bits en su cuenta, bajamos el interruptor de la luz!!!!
 NOTA: Segunda publicación (y corrección) del post publicado originalmente hace ya unos años.


Desde lo del Inzitan, mi vida cambió. Las ideas vienen y van... sin previo aviso, ni despedida. Y por aquello de dejar testimonio de una de esas "inspiraciones súbitas", pues que mejor, que hacerlo aquí en el blog.

Esa idea escurridiza y furtiva es, ni más ni menos, que un guión para una película que sin duda daría mucho que hablar. Algo así como un Crash, un Sin Perdón o quizás un Caballero Oscuro. Es decir, de esas películas que esconden en sus "entrañas", al igual que la buena poesía, más de lo que se ve o dice.

Bueno. Pues como siempre, en sueños pensé, bueno... soñé, soñé que era Dios... :-)))) bueno... en serio... soñé una película... un guión... que sería a grandes rasgos este;

Un western. Un Pueblo emergente. Un Sheriff. Una Pistola. Una ley. La Ley del Sheriff, implacable, resolutivo e inmisericorde. La película que nunca haré - Clint Eastwood - Inzitan blogYa, ya, ya se,  ya hay una o dos (docenas) pelis que tienen esta misma base. Pero si a la ecuación le sumamos al mejor justiciero del wenstern. El implacable Clint Eastwood. Su colt. Su ley... justa, pero a diferencia que en otras propuestas; salomónica e inmediata. Esa sería uno de los ejes de la película. La de un Sheriff aceptado (quizás como mal menor), supuestamente; justo, implacable, incontestable y ciertamente "fascista".

De aquí se sacaría una lectura un tanto cercana a la del Caballero Oscuro. Es decir, a veces (por no decir siempre) la justicia no es justa. Se dilate o no en el tiempo, pero más si es tardía. El agraviado quiere un resarcimiento inmediato, es algo casi infantil, pero totalmente humano y justificado.

Pero el gran problema de dictar sentencias de forma acelerada y urgente, es la irreflexión que esto provoca.
Luego esta lo subjetivo que es todo, y más, cuando entran en acción los buitres con toga. Entonces la verdad se retuerce y retuerce, hasta que una mentira parece más verdad que la verdad misma, aunque esto depende en mayor o menor medida de la minuta y escrúpulos del abogado o/y fiscal de turno.

Ese sería el primer planteamiento. Luego viene el evidente. El talón de Aquiles de semejante personaje; su derecho a errar. Inherente a cualquier ser humano. Quizás de no ser por este, no seríamos lo que somos. No olvidemos, que sin error, no hay oportunidad de mejora.

Y un buen día (bueno, depende para quien), el bueno del Sheriff, se da de bruces con un "caso". Lo juzga in situ y al instante. Dicta sentencia, saca su Colt... y "hace justicia".

Evidentemente la situación para que tenga gancho, tiene que ser especialmente evidente y sangrante, que escueza al espectador....vamos, que pidas desde la butaca justicia de la buena -coño.... que saque ya su Colt y le pegue un tiro a ese hijo de la gran puta-

Pero... pero... ahí es donde da un giro inesperado. Al final, ¿que ocurre?, pues que, lo blanco no era tan blanco, ni el negro tan negro. Era gris. Como casi siempre. Y descubren que el "hijo de la gran puta", no era tal.

Es aquí, cuando es mas que nunca necesario un actor con el carisma necesario para afrontar un papel así. Vamos, que tiene que ser Clint si o si (antes de que se me arrugue del todo).

Y se le hace un juicio. Donde él, es a su vez, juez y acusado (así... con dos cojones). Se presentan las pruebas. Él se defiende. Curiosamente usa como única defensa la debilidad de su sistema de justicia inmediata. Es decir, la ausencia de presunción de inocencia, la inmediatez, pero sobre todo la no intencionalidad. Es decir, lo ajustició por que lo veía culpable, y en consecuencia, así actuó.

- ¿Se me juzga por errar?, o ¿por no dejar marguen al error?. Ergo, en ningún caso, se me juzga por matar a un pobre hombre. Sino al sistema de Justicia. Mi justicia.

Bueno, aquí evidentemente se extraería una lectura procesal, a lo Ally McBeal; se busca una escusa para juzgar indirectamente algo totalmente distinto al caso que ocupa. Un juicio de valor, donde lo de menos, es hacer justicia al pobre desgraciado que recibió el balazo.

Estas serían alguna de las frasecitas que dejarían muda a la sala. Que decir, que en este trance, por poner un poco de calor humano a un personaje tan "metálico", sería necesario incluir un toque femenino. Una mujer, quizás de vida disoluta (que no es lo mismo que decir puta, aunque rime), que siente por él, esa mezcla de respeto, admiración y confianza, que despierta todo personaje con ideas tan claras. Sean éstas acertadas o no.

Tenía un profesor que me decía (ante mi indecisión al jugar a una especie de Trivial);

-No dudes, erra. Ese es el camino más rápido para acertar. Y añadía, -además, ligarás más-

Que decir, que tardé muchos años en entender la verdadera magnitud de esa frasecilla... aunque claro con ocho años... que se podía esperar. Bueno, que me pierdo... decía -A
l final del juicio. Los 12 se retiran a deliberar. Tras un largo día de debate, que daría para dar un poco de cuerpo a la película, limar flecos, cerrar círculos de guión y demás, vuelven a la sala con un dictamen. Le dan el papelito al juez (a la vez que acusado).

Clint, obvia la parte en la que se manda levantar al procesado. Se levanta directamente. Despliega aquel papel arrugado entre sus manos, más arrugadas aún. Lentamente, sin prisas, baja la mirada, lo mira. De su rostro no se desprende ni el más mínimo indicio o señal de culpa o absolución. Alza la vista. Mira al jurado, al fiscal y, luego, a la parte demandante. Aquí habría que poner una viuda colérica y llena de razón, pero a la vez antipática. Y finalmente, a esa mujer que tanto temía por su vida y que sin duda ama, más por ser su único nexo de unión con esa humanidad perdida, no se sabe muy bien, cuando ni dónde, que por sus turgentes y anti gravitatorios pechos :-P

Finalmente. Saca su Colt, se lo pone en la sien... y mientras aprieta el gatillo... se alcanza a entender -CULPABLE.

La sala queda en silencio. Solo se escucha el eco del disparo. Clint se desploma, su Colt exhala un último suspiro en forma de hilo de humo, quizás, el alma de quien la empuña. La acusación, el jurado, la de los pechos turgentes, el público en general, permanecen mudos, observando atónitos, asombrados ante la determinación fulminante e inmediata, del hasta hace tan solo unos instantes; su Juez, su Ley...

Evidentemente, aquí se requeriría una buena fotografía, con una luz que se fuese apagando progresivamente desde el rojo Ferrari al azul metálico terminando casi en blanco y negro...

El plano secuencia, recorrería una a una las caras del jurado, de la acusación, de la amada que tan solo derrama una lágrima, ¿no le quedaban más quizás?. Y finalmente la cara del dibujante... que no es otra, que la voz en off, que ayuda al guión en momentos puntuales y que como no, terminará con una frase genial
(para la cual, pediría consejo al Kim Ki-Duk) ;-))) mientras...

Vuelve el plano al cuerpo ya sin vida de Clint... su cara por primera vez, esta relajada, serena, con una espacie de ¿mueca?, que se vislumbra como una sonrisa, ¿irónica? quizás. Y se funde en negro. E
ntran los títulos de crédito al ritmo de... !que coño!!!, de la Lourdes.

The End.



Bueno... esta sería una de las decenas de películas que nunca llegaré a hacer. Pero claro. Ahora... puede, que pasado un tiempo, alguien se inspire... y haga realidad mi sueño. Y quien sabe, quizás un día... me vea en un cine (si aún existen), viendo una película que evidentemente ha plagiado descaradamente esta idea "original"... y lejos de enfadarme... esbozaré una sonrisa... como la de Clint, de esas que tu acompañante no acierta a entender... y pensaría;

La película que nunca haré - Inzitan blog

Que mas da, que ésta sea "La película que nunca haré"... el tema, es que se haga... como bien dice en su blog Enrique Dans; ¿las ideas tienen dueño?. ¿Es mas... qué inspira las ideas?. Evidentemente, las ideas de otros.

La humanidad se está auto plagiando desde que aquel mono tiró un hueso al cielo y vio con sorpresa que "Dios" se lo devolvía, y dijo -¡Ohhhh!!!. Luego vendría Stanley Kubrick y plagiaría al pobre neandertal sin pagarle derechos de autor... ¡será capullo!!!.

Evidentemente mi guión, este guión, no es "original", como no lo es ninguno.


¿A qué viene este artículo anómalo en el blog?. Pues, a las declaraciones de J. Marsé, que dijo; "La falta de talento y no a la piratería, es el mayor problema del cine español".

Es decir, dijo lo que todos saben y piensan (incluida la Sinde, y los que vengan luego, sean del color que sean. La cultura la usan a modo de dedo al que mirar mientras nos roban la Luna), pero en voz alta y en su puta jeta (de la ministra).
Solo le faltó decir... que entre lo que practica la mafia siciliana y lo que hacen ciertas organizaciones, solo hay una diferencia. No seré yo quien la diga.

Lo dicho... ole tus cojones Marsé, Eres mi Clint. Tú si te darías ese tiro. Y eso te honra.
Qué ver en Netflix:

Circulo, una película de Netflix que recuerda inevitablemente a otras (donde encierran a gente en cubos, laberintos, caseríos, ataudes, etc.), en fin, nada nuevo. Pero... interesante en muchos aspectos; el formato, el guión, el desarrollo y la lectura final. La vida es egoísta. Debe serlo. La moral es un invento humano. Unos dicen que garantiza su supervivencia, pero lo cierto, es qué, solo sirve para regular, dentro de unos parámetros razonables, la convivencia en manada. Es decir, nos permite vivir en grandes grupos (y arrasar). Pero, no nos engañemos  -el león, por ser vegetarianos, no nos perdonará la vida. La persistencia de La Vida, es amoral. Debe serlo.

[09-03-2016]
NOTA: Segunda publicación (y corrección) del post, publicado originalmente hace ya unos años.

A menudo, con cierta periodicidad, bueno, insistentemente, le recuerdo que la mejor forma de aprender algo es asociándolo a otra cosa y, cuando esa otra cosa es; un sentimiento, una vivencia, una imagen, un sonido, un olor, etc.,  es ahí y solo ahí, cuando se logra fijar; una enseñanza, una experiencia, etc. En definitiva, aprender o como mínimo recordar algo en esta vida.

Aquel mono. En realidad un macaco rhesus, llamado Sam. Al recibir  los estímulos invertidos: descarga eléctrica en vez de golosina, cuando ya en Control de Tierra todos tiraban sus auriculares, se sacaban las gafas mientras se frotaban la sien. Incrédulos por un error tan torpe, por su parte, no del mono evidentemente. Dando ya todo por perdido, alzaron la vista y vieron a Sam, hacer lo imposible. Ignorar el reflejo condicionado(*). Miles de horas aleccionaban, condicionaban ese acto reflejo. Descarga, no tirar de la palanca. Golosina tirar. Descarga intermitente, no pulsar. Golosina por el -conducto C-, pulsar... 

Pero no, Sam hizo caso omiso a las descargas. Dolorosas e inconfundibles. No debía tirar de la palanca. De hacerlo sabía, miles de descargas eléctricas así se lo habían hecho comprender, qué no recibiría otra cosa que dolor. No un premio; su golosina. No necesitaba pensar. Su cuerpo, su cerebro, ya respondían automáticamente al estímulo. Aún así, dió un gruñido, apretó los dientes y tiró de la dichosa palanca.

En tierra suspiraron aliviados al comprobar, como Sam, ese macaco rhesus no daba al traste con la misión, pese a fallar el mecanismo de reflejo condicional de la cápsula. Mas tarde comprendieron que no había sido un error. Sam era un ser vivo, no una máquina. La máquina si falló. Sam, incomprensiblemente, no. 

Tiempo después se especuló si fue puro azar. Obcecación. Si al fin de cuentas también podría haber hecho lo contrario, pese a funcionar bien el sistema de estimulación. Aún así, continuada la misión, se perdió la señal y Sam nunca regresó. Misión fallida.

Unos cuantos años, misiones y monos después. Tenían que poner allí dentro un hombre. Debía ser un ser superior. El mensaje a dar era bien claro -esto es tan seguro, que no solo un mono lo puede tripular, sino que incluso un hombre, un americano, puede ir y venir sin miedo a morir en el intento. Promesa cumplida. Pero era mentira. Ellos lo sabían. Los soviéticos lo sabían. Yuri Gagarin y Sam, también.

Sam era consciente de que hacía lo correcto, pese a que el estímulo eléctrico le decía que debía hacer lo contrario. No quería morir por la torpeza de esos hijos de la gran puta. Él era Sam, un mono rhesus, el primero en su especie, en realidad, el primer ser de cualquier especie, en salir fuera del Planeta. No fallaría ahora. Ahora no. Pese al dolor no tiraría su vida, todo por un jodido caramelo. 

Luego, ya avanzada la misión, casi finalizada, decidió, en realidad ya lo tenía decidido mucho antes, que no volvería. No más descargas eléctricas. No más caramelos. Solo se quedaría allí. En aquel silencio. Mirando ese firmamento tan oscuro y limpio. Un cielo que nunca había visto. Ni siquiera en la selva. Había nacido en cautividad. Qué bonitas eran las estrellas. Le habían sacado todo. Todo, menos una cosa.

Diez minutos antes de la re entrada, cortó comunicaciones. Se sacó el electrodo de la sien. Pulsó unos botones. Tiró de las palancas oportunas y la cápsula con su nombre resplandeciendo al Sol, "Pequeño Joe 2", avanzó, silenciosa, hacía allí. Hacia las estrellas. 
- ¿Y que pasó luego?, ¿qué fue de Sam?

- Pues nada. Sam, se desacopló del arnés magnético, activó la reserva de oxígeno autónoma del traje espacial, desacopló la toma de la nave. Finalmente, miró una vez más las estrellas. Suspiró hondo y...

-¿Qué?... ¿qué hizo?.

- Levantó la tapa de seguridad. Introdujo el código. Pulsó el botón rojo. La puerta de la cápsula se abrió. Con un leve empujón salió fuera. Flotando ya en el espacio exterior, alzó la mano mirando a casa. Al Planeta Azul, a aquí...

-¿Y qué?.

- Dijo, saludando con la mano -***, ahora ya no olvidarás nunca la historia de como un macaco rhesus, llamado Sam, fue el primero en viajar al espacio en la cápsula espacial "Pequeño Joe 2"... y también el primero en  contradecir el reflejo condicionado en una misión. Si además recuerdas que fue en 1958, te doy un caramelo.


(*) Reflejo condicionado, descubierto a principios del siglo XX, por el ruso Iván Pávlov.
El cine basado en el mundo del cómic siempre ha parido guiones sobresalientes. Daredevil,  una vez más, excelente serie producida por Netflix, no podía ser menos. En ella se reparte a parte iguales, hostias y diálogos sobresalientes. 
 https://es.wikipedia.org/wiki/Daredevil_%28serie_de_televisi%C3%B3n%29
En fin, una serie de impecable realización, con un reparto muy compensado, unos personajes (todos y sin excepción) perfectamente dibujados y, pues eso, qué, como cualquier buen cómic, además de entretener, nos hace darle a la neurona. Además la serie tiene algo muy interesante que la hace aún más atractiva; no discurre en un tiempo pretérito, futuro o simplemente indefinido, o si se quiere, en una realidad divergente. De echo, se habla de Al qaeda, de la crisis económica actual, etc, lo que hace que los diálogos resulten más hirientes al resultar cercanos y contemporáneos, vamos, que el guionista se quedó a gusto. Buenísimo.

P.D.: Memorable el dialogo en off del periodista al escribir el borrador del artículo (para destapar a Wilson Fisk), qué finalmente no publicó. Vamos, que valdría perfectamente para describir al milímetro el panorama actual.

Una serie imprescindible, y quizás, como serie basada en comic, de lo mejor que se ha hecho a la fecha.
Vivimos en un mundo tan absurdamente hipócrita, que un gobierno de un país "civilizado", reclama a una compañía de móviles que le ayude a recabar datos (de un móvil), para así inculpar a unos asesinos que mataron a varias personas a balazos.
Cómo si fuere el móvil quien mató a aquellos, y no las armas con sus balas.

Un país donde eres "tan libre", que puedes llevar un arma al cinturón, pero no, un móvil bloqueado con huella y código.

Libre para matar. Pero no para esconderte.
[26-02-2016]
Tras el artículo -Como ver pelínas on-line por streaming en AppleTV-, hoy os explicaré como hacer lo mismo usando el "equivalente" de Google, es decir, usando el Chromecast (ver qué es en la web de Google). 
https://www.google.com/intl/es_es/chromecast/tv/explore/?gclid=CjwKEAiA__C1BRDqyJOQ8_Tq230SJABWBSxn0wggVe2Y4ZXPV55uiC1v60gEkK-Ea66yZzXHX8XgUhoCEIPw_wcB 

Os lo explicaré ya con conocimiento de causa, ya que, dispongo de ambos. El AppleTV para dar Internet a un televisor sin conexión a la red y, el Chromecast, para usar en otro que si tiene SmartTV, pero como ya tengo explicado, el SmartTV en la mayor parte de los televisores es un espanto  (y eso, que es de gama alta; control por voz, con gestos y todas esas mierdas, que usas dos días y al final, como funciona como el culo, lo dejas de lado). 

Empezamos. La idea es similar al AppleTV, poder pasar al televisor lo que estemos visualizando en un móvil o en una tableta (o PC), de tal forma que puedes reproducir vídeos, fotografías o, lo más interesante, películas, series, etc.

Para ello adquieres un Chromecast en la página web de Google (o en las tiendas indicadas allí). Lo enchufas a un conector HDMI del televisor, lo configuras y listo (un proceso asistido y muy sencillo). Luego tienes que mandarle contenidos por streaming al televisor conectándote al Chromecast, que básicamente usa nuestra red wifi para ello, pero...

Aquí, como en casi todo en el mundillo Android, hay un gran problema, que cada teléfono, pese a ser Android, es de su madre y de su padre, y al final, con unos logras hacer algo similar al Airplay de iOS, es decir, hacer espejo (mirroring, es decir, ver en el televisor lo que estás haciendo o viendo en el móvil), con la opción que suele estar en; Configuración-Ajustes-Pantalla o algo así, y allí, duplicar pantalla o algo así, vamos... que en Android, todo es -o algo así-, vamos, como le de la gana al fabricante de turno, en fin.

Esa es la gran peste y hándicap de Android, que hay fabricantes (casi todos), que insisten en poner una capa al S.O. Android, modificándolo, personalizandolo y si, jodiendolo pero bien por los cuatro costados, lo que garantiza tener un móvil totalmente "muerto" de por vida al carecer de actualizaciones, o de tenerlas, siempre, cuando al fabricante le sale de los mismos sacarla... si es que decide hacerlo, ya que, a menudo te encuentras que el teléfono nunca recibe actualizaciones. Una solución es rotearlo (similar al Jailbreak en iOS), pero claro, eso ya es física cuántica para la mayoría de los usuarios.

En fin, que me desvío,  que con todas esas historias no deja, o no tiene la opción siquiera de hacer mirroring. Si es así, no te queda otra que usar aplicaciones (para iOS) como Video Web (o su equivalente en Android, por ejemplo; Vidownload o WebVideoCaster).  También las necesitarás en caso de querer pasar imagen desde un dispositivo iOS al Chromecast, ya que, el Airplay evidentemente no te funcionará.

Este programa (o similares, hay muchos), en realidad es un navegador web, que tiene incorporado un botoncillo con el logo de Chromecast, que al pulsarlo, te manda la imagen al Chromecast, es decir, vas a Netflix o a un portal cualquiera que emita por streaming, le das a reproducir, luego al botoncillo de marras para que mande el contenido al Chromecast, pones en reposo el terminal y, listo, ya lo tienes en el televisor. 

De cualquier forma, indistintamente de que las app recomendadas son las que utilizan todo el mundo, yo prefiero MomoCast, que básicamente lo que hace es "integrar" en Safari la opción de abrir los contenidos para ver en Chromecast utilizando para ello la opción de Safari,  -Abrir con...-. Prefiero esta opción, ya que con Safari tienes bloqueador de publicidad, cosa que no tienes con los otros, o de tenerla, va regular.

Dicha toda la parrafada anterior, a mi particularmente no me funciona desde el iPhone, y desde dos Android que tengo tampoco (Huawei Px), ya que, estos no permiten mirroring... vamos, que al final solo me va bien desde aplicaciones como Youtube y similares, pero no desde el navegador, qué es lo realmente práctico e interesante.

En cambio desde un PC o MAC, usando el navegador Chrome con la extensión Cast, si que funciona perfectamente. Pero claro, te obliga a usar un portátil o un PC para reproducir contenidos por streaming y, ya  no es tan funcional.

Decir que, evidentemente el Chromecast no es un AppleTV (ni pretende serlo), pero lo que promete, es decir, conectar el televisor a periféricos que le surtan contenidos, "lo cumple" y con un rendimiento bueno. Todo por menos de 40 euros. Vamos, que ni te lo pienses si estás en las mismas. Eso si, siempre y cuando tu móvil permita hacer mirroring, de no ser así, pierde muchísimo potencial, ya que, dependerás de las app que funcionen o no... en cambio, haciendo mirroring obtenemos una experiencia de usuario similar a Airplay.

Teniendo esta posibilidad, ya puedes ver en el televisor cualquier contenido que le indiques con el móvil, tableta o PC. Podrás ver Netflix o cualquier otro proveedor de contenidos... o si eres más del lado oscuro, cualquier web que emita contenidos por streaming, como pueden ser los recomendados en el artículo arriba referenciado. La época de descargar contenidos a un pendrive, para luego pincharlo al televisor pasó a la historia. Ahora la dinámica es; coger( tomar :-) ) el móvil, buscar el contenido, darle al play y verlo en el televisor. Así de simple. El móvil se ha convertido en la guía de programas, y a su vez, en el cable (inalambrico) de la antena. Quien lo diría, hace tan solo unos pocos años.

No obstante, el funcionamiento del Chromecast y del AppleTV difiere en un sentido, en Chromecast puedes enviarle contenido al televisor, y a la vez, usar el móvil para otra cosa. Es decir, una vez se LANZA el contenido al televisor, se puede seguir utilizando el móvil, ya que en realidad no replica la pantalla (si no usas la opción del mirroring) o no al menos, como hace el Airplay. Esto es una ventaja que no tendrás con el Airplay.

Apple dejó claro, ya hace unos años,  que no tenía sentido lanzar un televisor (de la casa) al mercado. Nadie le pilló el sentido a tal aseveración, pero, es que las cosas, como casi siempre, caen por su propio peso. El televisor ha sido y debe seguir siendo, la caja tonta. El cerebro ya lo pone el móvil o la tableta (o el PC, si no te queda otra).  Ese es el camino. Un móvil lo puedes cambiar, actualizar, intercambiar, portar, etc, cada poco tiempo. Es decir, es un elemento -vivo-. En cambio,  un televisor, es un -electrodoméstico- con una vida útil larga (o eso se le presupone), y por mucho que puedas actualizar su firmware... es un cacharro estúpido, hecho y diseñado (a nivel de software) por ingenieros obtusos. No hay más que intentar reordenar canales, y cosas así.

El televisor se debe limitar a visualizar bien contenidos, con buena calidad, sonido, etc... pero de proveer, gestionar y trastear con los contenidos ha de hacerse desde un "aparato realmente vivo tecnológicocamente hablando", es decir, actualizable, portable, ubicuo, etc. No desde una memoria de chorlito... que en realidad, es lo que es el SmartTV, un teletexto vitaminado, pero igual de ineficaz, para los tiempos que corren.

Así que, nada de teclados, ni PCs conectados al televisor, ni discos duros, ni por supuesto SmartTV, no... simplemente un aparato que conecte tú móvil/tableta al televisor y que permita visualizar lo que tú le mandes desde un terminal. Ese es el camino natural. Si encima le puedes decir al móvil -oye Siri, ponme alguna de las pelis del festival de Cannes del año pasado...-. Mejor.

Esto no quita, que para ciertos televidentes, un AppleTV, o similares, les ofrezca el "añadido" de proveerles contenidos desde el propio aparato en cuestión, sin necesidad de usar un móvil y demás...

Eso si, a Apple le está saliendo el tiro por la culata, ya que, por mucho que quieran poner puertas al campo, la inmensa mayoría de usuarios del AppleTV lo está usando simplemente como puente con el televisor, es decir, para dotarlo de Internet (en caso de no tenerlo el TV) y, lo más importante, de Airplay. Así, sin más. Y en ese caso, casi sale más a cuenta, comprarse un Chromecast por 39 euracos y vas igual de servido... bueno no, no nos engañemos, el AppleTV juega en otra liga... pero casi.

P.D.: Un indicador de que AppleTV le tiemblan las piernas es que en breve sacará una actualización con el Siri totalmente operativo para usar con el mando... pero... cuando ya no consumes contenidos de su "cortijo" de aplicaciones, ya te da igual, ya que el mando solo lo usarás para encender el AppleTV, simplemente para eso, para tener señal de Airplay... en fin.

P.D.II:  Otra noticia, en la misma línea indica que; la app Remote (de Apple), que recordemos, en la actualidad permite manejar el AppleTV con el móvil (a modo de ratón o trackpad), en breve permitirá convertir a un iPhone en un mando más, de tal forma que podrás buscar con Siri, escribir desde el móvil, interactuar con el AppleTV, etc., es decir, utilizarlo a todos los efectos como un mando principal o, como secundario. Mas claro agua.

P.D. III: Tras unas semanas con el Chromecast y un sinfín de problemas para conectarme desde periféricos  iOS, la experiencia deja que desear, incluso desde Android no va nada bien (con PC, si que es buena). Nada que ver con el Airplay del AppleTV, donde todo es más natural/simple/lógico, vamos, donde todo funciona a la primera y -siempre-.

Supongo que mucho del desencanto viene por aquello de no poder hacer mirroring (en mi caso, ni desde iOs, ni desde Android). En fin, se que son 40 euros frente a 180, pero no me canso de repetir lo mismo, confundir precio con valor es de necios. Desde luego, para mi ahora mismo, el aparato caro es el Chromecast. Eso si, para usar un portátil para poder ver películas por streaming desde Chrome (con la extensión del Chromecast), si que va bien, pero claro,  yo hago lo mismo desde un iPhone en el AppleTV... y la experiencia de uso es totalmente distinta. En fin, que solo lo recomiendo si no te da pereza usar un portátil para pasarle contenidos y/o, no te queda otra, es decir, que no quieras gastarte mucho para usarlo en un televisor secundario. En ese caso, es una compra excelente.

P.D. IV: Si lo quieres para llevarlo contigo y pincharlo en cualquier televisor, una vez más, hay diferencias sustanciales entre AppleTV y Chromecast. En AppleTV se reduce a ponerle la clave de la wifi de la nueva ubicación, vamos, cinco segundos y lo tienes andando (y ni siquiera eso, si ya lo habías pinchado allí). En cambio, en el Chromecast, básicamente tendrás que configurarlo de nuevo (qué no lleva mucho tiempo, pero da pereza solo pensarlo), con el coñazo, de que, luego cuando lo retornes a su ubicación habitual, tendrás que volver a repetir el proceso... en fin... mundo Android.
Que Netflix en cuanto a series de producción propia está a un nivel distinto (no se si superior, pero si en otra órbita) a, por ejemplo,  la HBO o incluso la mismísima BBC, etc... es incuestionable. Y es esto, y no otra cosa, lo que la sostiene fuera de los EE.UU.  Tras casi cuatro meses en España aún sigue con prácticamente el mismo catálogo (a un ritmo de dos o tres añadidos por mes). O aceleran de forma radical o la espantada será de órdago. Intentar retener a un cliente con eso, inicialmente puede, pero visto el panorama actual de las web por streaming (del lado oscuro)... como estrategia, tiene muy poco recorrido. 
https://es.wikipedia.org/wiki/Narcos
Bueno, vamos al tema, tenía reservadas tres series para ver con calma (antes, de quizás, irme), una de ellas es Narcos. Y es aún mucho mejor de lo que me esperaba (por las críticas). Además de entretenida, tiene un, como diríamos, un fondo didáctico, casi documental, por más que al inicio reiteren que es ficción, si, y una mierda.  Además, obviando la idea original bien planteada y desarrollada, atesora, una caracterización y ambientación sobresalientes. Si encima le unimos un casting acertadísimo; con actores y directores latinos, la autenticidad no puede ser mayor. Magnifica. 

En cuanto a eso que critica tanto la prensa especializada, lo del acento -raro-... yo que veo casi todo en versión original, pues, como que me dió la risa. Así es como hablan allí. Escucharlos en perfecto castellano, si que es una aberración. Lo mismo... ya puestos, que escuchar una de Almodovar con acento mejicano, argentino o venezolano, la misma sensación. Vamos, no tienes más que descargar cualquiera película con doblaje "Latino" y ver que aquello es de risa... pues lo mismo, exactamente lo mismo, ocurre cuando se dobla algo al castellano de otras latitudes, por más, que lo hagamos de puta madre... es lo mismo.

En fin, que el que pueda que la vea, que pese a ir de Pablo Escobar, del narcotráfico, etc, me encantó, y digo pese, ya que, el mundo de las mafias me aburre tremendamente, en cambio, ya ves, si algo está bien hecho, cualquier tema puede resultar atractivo.
A ver, se dice que segundas, segundas no, ya van tres, terceras partes no son buenas. Pues si, no lo son. Y lo jodido de esto, es que, la prensa especializada, los concursos de pisapapeles y demás, la ponen como la leche... y si bien es una orgía visual, su guión cabe en una caja de cerillas y el poco que tiene, es inconsistente (por no decir, incoherente).
http://www.filmaffinity.com/es/film620090.html
Mad Max: Furia en la carretera,  no obstante, es un buen entretenimiento, una película de esas que  apetecen ver ( y que hay que ver ) cuando uno no está por darle a la neurona y tal... donde tanto la parte visual, el ritmo, la estética punk y, si se quiere, la "actualización del original" han sido muy acertadas. Qué ocurre, que para mi, el casting no está muy acertado y, lo más lamentable, ese guión (inexistente) deja ese frenético y magnifico ejercicio visual en prácticamente nada. Tras verla no te quedará más poso en tu cerebro que ese guitarrista colgado de una tirolina delante de unos bafles con ruedas haciendo la banda sonora en directo. 

Dicho esto, tiene virtudes ocultas... qué quieres tomarte una 1906 con unas patatas bravas, tranquilo, el crujir de los dientes no te molestará para nada... la disfrutarás igual :-)))
Segunda película sobre la vida y obra de Steve Jobs y sinceramente, me gustó mucho más que el otro biopic.  No, por contar nada distinto, sino, más bien por la factura. Una película por más que sea biográfica, debe tener cierta calidad cinematrográfica, y si bien, la primera tampoco era mediocre, si es cierto, que ésta, está muy por encima de aquella.

https://es.wikipedia.org/wiki/Steve_Jobs
Qué decir de Steve Jobs (1955-2011), que ya no se haya dicho, inventando o imaginado.  Yo, particularmente empecé a fijarme en los productos Apple, no por la calidad de los mismos, ni siquiera por su filosofía de vender más que productos, eso que llaman experiencia de usuario. No. Lo hice por algo que le escuché, ya hace casi... dios santo... hace ya veinte años, en una entrevista en la que le preguntaban por la inevitable, qué cómo se imaginaba el futuro, y dijo, algo que me enganchó (de por vida) -No me lo imagino, se como será. Y claro, es ver en los primeros minutos de la película a Arthur C. Clarke pronosticando el futuro (a mediados del siglo pasado) con un acierto total, y me recordó aquella entrevista. Esta gente no imagina lo que va ocurrir. Hace que ocurra.

Muy recomendable, para aquellos que no conozca al personaje, para los demás poco se dice de nuevo (o nada), pero en cualquier caso, es muy grata de ver.
NOTA: Segunda publicación (y corrección) del post, publicado originalmente hace ya unos años.

-El dominó divergente-es un concepto difícil de explicar, pero muy fácil de entender. Es algo así como; enseñarle a alguien como se monta en bici, solo lo entiende cuando él mismo logra el equilibrio perfecto, mientras tanto, ya se lo puedes poner con esquemas y en latín que se partirá los dientes, si o si.
Desde hace un tiempo para acá, poniendo en practica y en valor, algo que primero escuché en un podcast y que luego leí, vengo aplicando ese concepto con casi todo, y los resultados no pueden ser más satisfactorios. A menudo la frustración aparece, muy a menudo, pero cuando funciona, cuando obtienes algo, todo ese calvario queda compensado con creces.

Un ejemplo. Yo jamás de los jamases leería literatura chatarra, música "para los sordos de corazón y espíritu" o vería películas para memos. Ya sé, es una postura un tanto snop, pero el motivo no es otro que, lo tenía por una pérdida de tiempo... y sinceramente hay tanto y tan bueno por leer, ver o escuchar, que gastarlo en algo que se salga de los gustos personales más o menos acertados me parece... bueno, me parecía casi una falta de respeto con uno mismo.

Pero... si algo tiene la cultura, es que te hace pensar, y pensar te hace cambiar cosas que creías inalterables. Algo así como dejar de ser del Barça y pasar a ser del Madrid. Pues eso. Aprender a desaprender como dice el Punset.

Bueno, no me lío más, que como se entiende mejor estas cosas es con ejemplos; este verano poniendo en práctica esta forma de entender las cosas, por ejemplo; leí Las 50 sombras de Grey, escuché a Pablo Alborán y vi Oblivion. Algo antes impensable. Dirás tú, ¿y qué?, o mejor dicho, ¿por qué?. Pues por el -efecto dominó divergente-. 

Este efecto, es el que, por ejemplo, hace que Quentin Tarantino sea un genio, que Sabina sea contradictorio y creíble al mismo tiempo, o Saramago no entienda, perdón, entendiese el concepto de párrafo.

Es así como leyendo una literatura chatarra, zas!!!!, una fila divergente de esa caída de fichas de dominó derivó, entre otras cosas inconfesables ;-) hacia Kings of Leon y Thomas Tallis.

Es así, como escuchando al anodino, plano y vacuo Pablo Alborán, acabé en mi iPod con la discografía de Carminho.

Es así, como viendo Oblivion, un ejemplo perfecto de cine de fuegos de artificio... es decir, un bonito cartel para que compres una bonita entrada y salgas del cine con una cara fea de cojhones... pues bien, de ahí, una fila derivó en Los Cuentos completos de P.K. Dick.

Es así, como escuchando podcast de la Asociación astronómica Jerezana (Magallanes), unos podcast que como casi todos los podcast (sean de la temática que sea) acaban por derivarte a temas y ámbitos totalmente ajenos... es mas, los podcast son sin duda uno de los ejemplos más fácilmente comprensibles del efecto dominó. Pues bien, escuchando a estos chavales con una temática un tanto anodina (mas bien por su enfoque que por el tema en sí), acabé leyendo; Guía del Autoestopista Galáctico de Douglas Adams.

Bien, ahora ya creo que se entiende más que es eso del -Dominó Divergente-. De haber descartado todos esos caminos estériles, o que yo creía estériles a priori, todo eso que he descubierto se perdería en el tiempo como lágrimas en la lluvia...lo siento, no puedo evitarlo ;-). 

La mezcla, la amalgama, el mestizaje, y si, también la mediocridad, la vacuidad, la esterilidad... la mierda cantante y danzante de este mundo... tiene algo que ofrecer. Lo que repito siempre, de que un capítulo o un párrafo pueden salvar el libro entero, lo resume a la perfección. Lo otro; intentar andar por el camino trillado, reconocido o simplemente contrastado y esperado, si que a la larga resulta estéril. Dándose la paradoja, de que, a menudo de lo malo se pueden sacar cosas buenas, muy buenas, mientras que de lo bueno, rara vez se obtiene nada más.

Lo mediocre no es malo, no de forma absoluta. Lo realmente malo, es no ver lo bueno dentro de la mediocridad o, peor aún, ni siquiera intentarlo.